Por qué en Colombia hay tanto Desempleo

[ A+ ] /[ A- ]

La clase política corrupta de Colombia afirma tener una respuesta, pero el desempleo no es el resultado único del “capitalismo” como erróneamente vociferan en sus ponencias ante el congreso.

Admítalo: el desempleo crónico es un mal causado por las castas políticas que dominan al país. Todas las ideas intervencionistas parece que se derivan de esa primitiva idea de que es el gobierno quien puede curar todos los males que aquejan a la humanidad; que es el gobierno el único que mediante intervención en la economía, puede mejorar la renta y las condiciones laborales desastrosas.

¿Por qué en Colombia hay tanto desempleo?

El desempleo en Colombia hace su aparición en una gran variedad de circunstancias, a veces solo se debe a ingredientes íntimos, a veces en cambios económicos y a veces en condiciones de intervencionismo estatal mediante legislación y regulaciones. También, a lo largo del año, pueden aparecer algunos trabajadores en el mercado laboral y luego abandonarlo: tal es el caso de las tiendas de Halloween y Navidad, que brindan empleo temporal debido a que el negocio es estacionario (que se da dependiente de las estaciones del año o de las celebraciones nacionales). Otro ejemplo es cuando los fabricantes de papas bomba se benefician de la temporada estudiantil cuando hay capuchos rondando las universidades: la demanda por su producto explota.

Cuando los estudiantes colombianos salen a vacaciones, muchos trabajan en bares o restaurantes haciendo diversas actividades y se quedan “sin trabajo” cuando entran de nuevo a la universidad. Por otro lado, los cambios tecnológicos e industriales pueden hacer prescindir al empresario de procesos largos desembocando en una mayor productividad, beneficiándote a ti como consumidor con productos más baratos. Las personas cuyos servicios no se requieren más por esa empresa debido a la innovación, buscarán trabajo en otra empresa menos productiva del mismo sector o cambiarán de oficio… Como quien dice: el que no gurrea, no labora. Así todos felices. Diciéndolo de otro modo por si no le quedó claro: el que saca a bailar feas nunca se queda sentado.

Por otro lado, La DIAN en su larga historia (que yo sepa), nunca ha presentado un informe de las cifras de desempleo causadas por la legislación intervencionista y regulatoria en la economía. Lamentablemente, son pocos los que le prestan atención a ese mal crónico y horroroso del intervencionismo enel mercado. Lo más triste de todo, es que estas políticas intervencionistas crean grandes huestes de desempleados, empobreciendo a la clase media y manteniendo en la miseria al más pobre; generando descontento, indignación e ira… A todo esto, añada discursos falaces de políticos socialistas que le echan la culpa al libre comercio de todos los males que aquejan al desempleado. Esto causa una falsa interpretación y pone a la opinión pública en contra de todo lo que huela a capitalismo y propiedad privada de los medios de producción.

El problema del “subempleo”

Ahora no solo se habla de empleo, sino que los Estatistas le agregaron “sub” como para pauperizar aún más el término. Si tan solo la gente se instruyera un poco en Economía, entendería que el tan amado salario mínimo y los aumentos del mismo, hace que la mano de obra marginal (el trabajo que apenas cubre sus costes), se convierta en submarginal: esto sin importar que Petro, Robledo, Fajardo, Santos o Uribe ordenen que los salarios suban o que mejoren los beneficios, que se declare media jornada de trabajo como cívica, se amplifique el pago de horas extra o se conceda cualquier otro beneficio ridículo. Un pequeño impulso hace submarginales a unos pocos trabajadores y uno grande afecta a muchos. Así de simple.

Si te preguntas por qué en Colombia hay tanto desempleo, no hace falta ir más lejos: solo mira el panorama actual atestado de pensamientos colectivistas y encontrarás la respuesta.

Si no se cambia esa mentalidad de esclavo y se pasa al espíritu de la libertad individual, la tasa de desempleo seguramente se mantendrá en esa espiral maniacodepresiva.

 

Deja un comentario