La solución para Colombia es eliminar impuestos, empecemos por el IVA.

[ A+ ] /[ A- ]

Los impuestos nos están volviendo más pobres a todos los consumidores colombianos. Según un reciente artículo de la revista “Dinero”, el consumo en ocio y descanso se ha visto reducido en un 50%. Es decir que los ingresos de los colombianos, en términos reales, se han reducido respecto al año pasado, debido al incremento general de los precios. La plata alcanza para menos cosas.

Y esto lo veíamos venir: es muy difícil hacer empresa en el país con la gran cantidad de impuestos que toca asumir; según el ranking de porcentaje de impuestos para las empresas, creado por el Banco Mundial, el país se ubica actualmente en el puesto noveno. Adicionalmente, el gobierno no contento con esto, decide subir aún más los impuestos a los consumidores en la última reforma tributaria, pasando de un IVA de 16 al 19 por ciento.

No es un enigma la razón del mal momento de la economía. El exceso de impuestos concentrados en el consumo lleva a que le dure menos la plata a la gente; obtienen menos bienes y servicios con su dinero, haciendo que se pronuncie la desaceleración de la economía que ya estábamos viviendo sin que fuera necesario de este aumento de impuestos. No es casualidad que luego de que se aumentara la tarifa del IVA, la encuesta de consumidores de Fedesarrollo rompiera record del nivel más bajo de confianza jamás reportado.

Y es que lo que hace el gobierno es lo más ilógico y contradictorio para remontar una economía. Usted no le ayuda a un levantador de pesas a subir sentándosele encima. Eso es precisamente lo que hacen los impuestos con las personas; sobre todo cuando hablamos de impuestos indirectos que son pagados en porcentajes mayores por las personas de menores recursos.

Según la misma Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria, instaurada por el gobierno hace un par de años para reportar un diagnóstico del sistema tributario colombiano, ha reportado que, pese a que varios productos de consumo básico no son grabados por el IVA, el 10% más pobre de la población colombiana paga en impuestos un porcentaje casi el doble que el que paga el 10% de los colombianos más ricos.

Sin embargo, la misma comisión, en el mismo reporte donde se demuestra la injusta repartición de la carga de este impuesto a las personas con menos recursos, recomienda subirlo tres puntos porcentuales más. No sería raro entonces que esta disparidad entre los más pobres y los más ricos se viera incrementada en estos pocos meses.

Además de esta recarga injusta, debemos saber para dónde se va todo ese dinero. De los 224 billones que conforma el Presupuesto General de la Nación, cerca de 192 billones se van para burocracia y pago de la deuda, solo 33 billones (algo menos del 14%) se va para “Inversión Social”, es decir para ayuda a los más pobres. Y esto sin contar que, como lo dijo el mismo contralor Edgardo Maya, todos los años la corrupción se está robando más de 50 billones de pesos. ¡Esto es más de un millón de pesos por cada colombiano!

La solución más coherente es reducir y eliminar impuestos. Si buscamos salir de la crisis económica, si buscamos fortalecer el empleo y la formalidad laboral, si buscamos reducir el robo del presupuesto público; lo necesario es dejar de agobiar a la gente y a las empresas con el cobro de tantas imposiciones.

Lo que se propone acá no es una idea sacada de los cabellos. Existen distintos lugares donde no existe un impuesto tal como el IVA, como es Hong Kong, Antigua y Barbuda, Aruba, Baréin, Costa Rica, Kuwait, Macao, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Alaska, Delaware, Montana, entre muchos otros.

La eliminación de impuestos indirectos, además de beneficiar en general a todos los consumidores, beneficia también a las empresas, al poder asegurar un mayor consumo de los bienes y servicios que ofrece y de esa manera aumentar la producción, llevando, igualmente, a la demanda de mayor personal.

Esto no es ingeniería espacial, es simplemente usar la razón y la lógica sobre las consecuencias que traería la reducción de impuestos. ¿Que qué pasa con el dinero que dejaría de entrar al Estado? Ya dijimos lo que hace el Estado con nuestros impuestos, o se lo roban o lo usan para mantener un gigantesco aparato burocrático. Con menos impuestos, habría menos plata para que se roben y menos para mantener tanta burocracia.

Juan de Zubiria

es candidato a la presidencia de Colombia para 2018 por el Movimiento Libertario. Educador, pedagogo y promotor de proyectos educativos. Director de proyectos empresariales y ángel inversionista de emprendedores sin capital suficiente para potencializar sus ideas y compañías.

Deja un comentario