En 1993 nacieron los privilegios para los taxistas en Colombia

[ A+ ] /[ A- ]

¿Cuándo se creó eso de “los cupos”? Para responder a estas preguntas, primero tenemos que repasar la historia de este negocio en Colombia. Ya al final, abordaremos la respuesta.

Una breve historia del taxismo en Bogotá, Colombia

Si leen la historia sobre cómo el negocio de taxis inició en Colombia, pueden ver que fue totalmente accidental. A primera vista, se puede decir que debido a la escasez de automóviles en 1929, la firma Praco era el único vendedor del servicio de transporte en Taxi, ya que nadie más le podía hacer competencia, ¿pero adivinen qué? El negocio empezó porque Praco NO encontró compradores para los autos que en ese momento vendía, así que le tocó inventarse otra manera de hacer negocios: prestando el servicio de taxi con los vehículos. ¿Estamos seguros que nadie más prestaba ese servicio? A Medellín llegó el primer carro en 1899, pero su potencia era tan débil que no podía transitar bien por las calles empedradas de la ciudad (así que nunca prestó servicio de Taxi). Volviendo a Bogotá, la primera empresa de Taxis no fue Praco: en realidad fue Taxi-Tax, creada por Antonio Puerto en 1923. Un poco más adelante, al rededor de 1930, aparecieron los Taxis Rojos (hicieron el primer recorrido Bogotá-Caracas en automóvil), emblemáticos de la empresa Leonidas Lara e Hijos. Así que la empresa Praco no estaba tan sola después de todo, además a esto se le suma que las personas tenían otras formas para desplazarse por la ciudad (como los Tranvías), por lo cual no era el único que ofrecía el servicio de transporte.

¿Había alguna especie de licencia en 1929 para prestar el servicio de Taxi en Bogotá?

Para darle respuesta a la anterior pregunta, toca recorrer la historia del Ministerio de Transporte, que para principios de siglo era llamado el Ministerio de Obras PúblicasEn 1942 se creó la Dirección de Transporte y Tarifas para controlar el transporte terrestre, organismo que en 1968 sería remplazado por el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte (INTRA), el cual para 1993, fue absorbido por el nuevo Ministerio de Transporte, reemplazando al Ministerio de Obras Públicas debido a la nueva constitución política de 1991. Por otro lado, al ingresar la palabra “TAXI” en el buscador del Ministerio de Justicia, se encuentra que el documento más antiguo donde aparece la palabra “TAXI” es el DECRETO NUMERO 776 DE 1943 por la cual se reglamenta la Ley 57 de 1942 (pero no se menciona ningún derecho o licencia que se deba tramitar para ejercer el servicio de Taxi, solamente regulan la jornada de trabajo de los choferes). Para la época en la cual funcionaban estas empresas, realmente parece no haber información sobre regulación o permisos para prestar el servicio de taxi por parte del gobierno nacional. Lo que había (al menos en Bogotá), era un incipiente código de tránsito local. En palabras sacadas del libro Santa Fe y Bogotá; evolución histórica y servicios públicos:

Todavía en 1923 era corriente andar distraído por las calles, pero ya comportaba riesgos. Es impresionante constatar la cantidad de accidentes de tráfico y la gran preocupación que despertó este fenómeno entre las autoridades. En 1923, en un accidente célebre, murió bajo las ruedas de uno de los primeros taxis un comerciante de Zipaquirá apellidado Pataquirá. Los peatones que resentían esta invasión de su espacio, utilizaron la chispa centenarista al llamar a los taxis “Pataquiras”, mote que fue aceptado de allí en adelante. En igual forma, el resentimiento que produjo el nuevo ordenamiento sobre las calles, llevó a bautizar a los nuevos agentes de tráfico con el apodo de “Chupas”. pp-178.

(…) El nuevo transporte sobre ruedas llegó tarde. El municipio no solo estuvo rezagado en la adecuación del servicio público, además tuvo que enfrentar la resistencia a la normalización del tráfico en general. Los primeros códigos de tránsito fueron expedidos en 1912 cuando no existían más de 103 coches en la ciudad. Desde esa época, el código creó la primera autoridad en la materia, la “Inspección de tráfico”, cuyos agentes fueron los primeros “inspectores de tráfico” que desde una bicicleta vigilarían el tráfico116. Con el aumento de automotores proliferó el caos. Sin existir mayores antecedentes para llegar a un modus vivendi, tanto choferes como peatones no se ceñían a costumbres precisas. Los conductores de automóviles que acostumbraban a usar pasamontañas y otras complicadas indumentarias, “se preocupaban más por mantener una postura heroica que por conservar la derecha”117. En 1941 la municipalidad expidió un drástico reglamento sobre circulación para los nuevos coches. Reglamentaba paraderos, zonas de descargue con sus horarios, establecía la colocación de 3.000 señales de tránsito y reforzaba las normas contra el abuso de las bocinas 118. Para poner en ejercicio la rigurosidad del nuevo reglamento ya existían 125 agentes de tránsito. pp-181

Adicional, pueden revisar los acuerdos del consejo de Bogotá desde 1912 hasta 1990 donde se abordan temas relacionados. En esos acuerdos, se puede ver que exigían un registro de los vehículos, pero que en ningún momento exigían el pago de una licencia especial para prestar el servicio de Taxi en Bogotá hasta finales del siglo XX, que fue cuando crearon la secretaría de transito y la Constitución de Colombia cambió.

Ya en el año 1954, el gobierno saca el Decreto 826 el cual definió la empresa de transporte automotor, como “la persona natural o jurídica que se dedica al transporte de pasajeros, a través de vehículos propios o aquellos que estén bajo su administración, control y responsabilidad”. Sin embargo, aún no se habían otorgado privilegios para que determinadas empresas o personas prestaran el servicio de TAXI en las ciudades. Solo exigían un registro, regulaban tarifas y reglamentos.

En 1993 nacen los privilegios para las empresas de Taxis en Bogotá

Y de una u otra forma, todo lo anterior afirmó el terreno para que de la mano del secretario de tránsito de ese entonces, el señor Carlos Augusto Trujillo Rey, naciera la primera regulación/privilegio para los taxis: el casi desconocido DECRETO 613 DE 1993 donde se crea el mal llamado “cupo” y se suspende la concesión de licencias de funcionamiento a nuevas empresas de transporte urbano de taxis.

 


Datos sueltos:

1. Para 1930, en Bogotá solo había entre 600 y 1100 automóviles.

2. El Ministerio de Obras Públicas se creó con el fin de atender los bienes nacionales, las minas, petróleos, patentes de privilegio y registros de marcas, los ferrocarriles, caminos, puentes, edificios nacionales y tierras baldías.

Torres Oviedo

Autor y Traductor para Mises Colombia. En el momento busca entender a cabalidad todas las proposiciones de la Escuela Austriaca de Economía. Es Administrador de empresas y estudiante de economía de la Universidad Libre Cali. Para contactarle, puedes dejar un comentario.

2 thoughts on “En 1993 nacieron los privilegios para los taxistas en Colombia”

  1. Que artículo tan largo y poco informativo……el tema es uno y se dispersan en otros temas……además no se por que se habla de privilegios dados por el estado a particulares….luego los cupos no los cobran??…..y pues el estado no da nada….sólo roba y jode….

Deja un comentario