El engendro del Estado argentino

[ A+ ] /[ A- ]

“Lo primero que hay que hacer para oponerse al Estado debe ser, por supuesto, entender su naturaleza interior”.

Hans Hermann Hoppe.

Hay una idea generalizada en el mundo de que el Estado es un mesías creado para combatir el desempleo, para velar por “el bien común”, para construir puentes y promover el desarrollo… en fin, el protector benevolente. ¿Entonces, vivimos en el paraíso no? ¡Tenemos nuestro defensor! Pero veamos lo que no nos cuentan.

Ilustremos la situación con un pequeño ejemplo, el anterior gobierno kichnerista, que en su intento de dar trabajo a mucha gente – para que todos seamos más felices que antes ya que los malvados empresarios no invierten y emplean- engendra un Estado obeso devorador de la riqueza ajena… les sorprenderá, pero una pregunta que la mayoría de los economistas -sobre todo keynesianos- no se hace es: ¿y como pagamos al sector público? Y es un error no hacerse esas preguntas, ya que después te enteras que mantener el Estado te cuesta 96 impuestos y decadencia.

Viendo con un poco más en detalle los impuestos, resulta que si un empresario quiere invertir en el país y generar empleo usando sus propios recursos (y no recursos ajenos como lo hace el Estado), lo pensará dos veces antes de hacerlo ya que además de los proyectos rentables que tendrá que encontrar para obtener beneficios, deberá saber que los impuestos que le cobrará son del 106% sobre beneficios empresariales, es decir, que el Estado recauda más de lo que las empresas generen, esto no sólo asfixia al sector privado, también genera evasión, deprime la inversión, y desincentiva la demanda de trabajo, osea que perjudica no sólo al empresario sino también a los trabajadores del sector privado.

Gobiernos benevolentes, que piensan en el pueblo, que crean empleos, que generan prosperidad sólo se encuentran en la literatura fantástica que promueven los intelectuales socialistas, pues como lúcidamente dijo un gran economista: “El gobierno es incapaz de darnos algo sin despojarnos de algo más”.

 

El Estatismo nos mata. Clic para tuitear

 

 

 

Deja un comentario