¡Chibchombia! La libertad es a la paz…

[ A+ ] /[ A- ]

“los conflictos más sanguinarios fueron fomentados siempre por ideas contrarias al liberalismo, como el nacionalismo, el imperialismo, el comunismo, el socialismo, el fascismo y el nacional-socialismo” Carlos Rodríguez

Este documento está dirigido no solamente a quienes creen en la paz sino a quienes creen en la libertad, en que podemos tener una sociedad mejor. ¿El objetivo nación y la paz son importantes? He rehuido a temas que tengan que ver con nacionalismos, proteccionismos y todo lo que podría terminar en favor en nombre del colectivo, violando la libertad de los individuos. Preferiría estar en pro de abolir objetivos nacionales y que antes de ser colombiano fuese ciudadano del mundo, pero esos son utopías, que podrían llegar a ser alcanzadas… por ahora vivimos en una sociedad delimitada territorialmente, somos ciudadanos de esta, y nos identificamos por ciertos elementos de la cultura. Esto no quiere decir que esté de acuerdo con el nacionalismo, entre más abierta una sociedad más beneficios obtendrá del conocimiento de otras culturas, la mundialización, como proceso histórico, y la globalización, como proceso de accesibilidad, trasporte y comunicaciones.  

Pero ¿qué es la cultura?, no es solamente la música, las comidas, las pinturas o las esculturas, es el hacer y el ser, es la forma de hacer el plato típico, que es diferente al Tolima o al Valle del Cauca, es el hacer de las personas, determinada actividad, el simple hecho de ir a rock al parque ya implica un fenómeno cultural. Y no necesariamente arraigado en la comunidad históricamente hablando, Cualquiera podría decir, pero, “yo no hago parte de eso”, bueno yo tampoco se hacer tamales pero me parecen sabrosos.

El simple hecho de disfrutarlo me hace parte de esa cultura y podría estar en Nueva York. Es el ser y hacer. En los Emiratos Árabes Unidos, se descubrió por la época de los 50s y 60s que tenían grandes reservas de petróleo. Era un conjunto nacional, de emiratos, con una población muy pobre y algunos cuantos mercaderes, empezaron a vender petróleo, pero el dinero se escabullía, porque no tenía sentido invertir en un desierto con más de 40 grados, era absurdo y en esa época no existían tecnologías a costos de escala que permitieran a todos acceso al aire acondicionado.

Pero no fue sino hasta finales de los 80s y principios de los 90s cuando Mohamed Bin Rashid, decidió emprender un proyecto nación, construir un país, con un objetivo, el turismo, los Emiratos Árabes Unidos, aprovechando sus únicas ventajas arena, sol, mar y petróleo, un petróleo que estaba pronosticado acabaría en el año 2016, hoy es uno de los países más prósperos del mundo. Alguien decía “pero es que es diferente, el régimen político es una monarquía, el jeque es dueño de todo”, pues resulta que no, haya también existe la propiedad privada. Y es un régimen semi-monarquico también hay un presidente.

En un principio se pensaban los emiratos como un lugar turístico para los millonarios del mediterráneo, pero esa idea fue cambiando, hasta las últimas dos décadas que se propone ser el país con el mayor desarrollo tecnológico, y para esto se han creado ciudades enteras,  lo más curioso es que el 80% de la población no es nacional, son ciudadanos del mundo.

En economía encontramos los recursos productivos, el talento humano, la tierra y el capital… Cualquiera podría decir, “ah! pero es que ellos tienen petróleo”, resulta que Venezuela también tiene petróleo, y las diferencias en satisfacciones de necesidades son abismales, pero alguien podría decir “ah! pero es que ellos tienen una cultura diferente”, y la comparación se puede extender incluso a los japoneses, que además no es que cuenten con muchos recursos naturales.

Hablemos de los recursos productivos, dejemos de un lado la cultura, no le echemos culpas a nada ni a nadie, dejemos el tamal quieto. Podremos tener un país como Colombia con todos los recursos naturales y toda la carreta que ya conocemos, los dos océanos los colores de la bandera y toda la parafernalia. Personalmente pienso que eso no importa, si se trata de manera aislada, es simplemente algo que está y ya, para y deja de contar.

Por qué pienso que es importante un objetivo nación y comprender en simbiosis los recursos productivos, que por cierto no giran en torno a los acuerdos de paz, el acuerdo de “paz” no es más que el deponer de las armas de un grupo al margen de la ley,  y los demás acuerdos no son más que las mismas leyes sancionadas en todos los periodos legislativos.  

Si hay algo que se ha evidenciado en la sociedad colombiana es el hecho de querer llegar a tener una convivencia pacífica y mitigar la violencia es un gran avance plantearlo y es una meta común para generar saltos cualitativos en la democracia, en la medida en que se respetan las diferencias y se abraza la libertad, y esto es lo que realmente permite construir la paz, lo que implica pensarse los recursos productivos en simbiosis.

Esto me recuerda una frase del economista español, Juan Ramón Rallo ”La dictadura del mercado es la democracia de los intercambios pacíficos, voluntarios y mutuamente beneficiosos. La democracia del Estado es la dictadura de los intercambios violentos, coactivos y unilateralmente provechosos. Simbiosis versus parasitismo”. Es entender la democracia a través de la satisfacción de nuestras necesidades, y precisamente eso es lo que significa abrazar la libertad, permitirle al otro construir su proyecto de vida sin restricciones, y eso para mí es construir la paz.

Si nuestro objetivo nación es entender las diferencias, y llegar a acuerdos, en los que nos veamos mutuamente beneficiados, valdría la pena referirse a la libertad de mercado, en la que tú me das algo que yo necesito y yo te doy algo que tú necesitas. Para lo anterior es importante crear marcos institucionales que no permitan la violación del Estado de derecho, y que permitan el acceso a las oportunidades, existe un orden espontaneo y es importante, pero en la medida en que podamos evitar cosas como la repetición de la violencia, es necesario un Estado  que cumpla sus funciones mínimas  y que no restrinja la libertad, garantías como sociedad.

¿Por qué es importante la política y por qué son importantes las oportunidades? La política, y la democracia odiada y amada al mismo tiempo, pero que hoy brinda esperanza de significación cualitativa, al brindar garantías, en la importancia de participar, de difundir las ideas, y aportar a la promoción de las libertades. Sin duda es una batalla sin violencia, que también tiene reglas que incluso no son éticas, pero en la medida en que la gente entienda las ideas de la libertad, podrán entender la ética, de defender los derechos más fundamentales, independientemente de quien sean, ricos o pobres. Estableciendo reglas de respeto recíproco, sin gobiernos intrusivos que le impiden a la gente seguir adelante. Por tanto comprender que el Estado no es quien otorga derechos, pues estos son inherentes a las personas, comprendiendo que es la sociedad misma la que debe establecer las oportunidades.

En lo que respecta a las oportunidades, es importante la institucionalidad que permita el objetivo de preservar las libertades. Pero vale la pena repensarse la democracia ¿realmente es una democracia real o material? que finalmente representa un sistema de valores, como la libertad, la dignidad o la igualdad ante la ley, pues resulta que no, por lo tanto esta democracia es insuficiente, para la realización de elementos axiológicos fundamentales.

La carta política establece, al individuo como elemento fundamental de la democracia, por tanto cada decisión que cada uno toma debería estar en ejercicio de la libertad, pero es algo que no ocurre en Colombia, se compran los votos, y eso no es ejercer el derecho político con libertad, o mucho menos cuando se pertenece a una determinada maquinaria política, por tanto no se actúa con libertad.

El objetivo nación no es decidido por la libertad de las personas sino por la suerte, en el lugar y el momento en donde esté, una zona rural o una zona urbana, tendrás diferentes futuros, tal vez te reclute un grupo al margen de la ley o tal vez vayas a la escuela. Describir una visión de la sociedad democrática material, que ofrezca oportunidades, en la igualdad de las posibilidades de libertad, para cambiar la realidad, señala la discusión sobre la libertad y la igualdad, quienes señalan que la libertad sin límites se convierte en libertinaje y que la igualdad se convierte en colectivismos, donde el individuo prácticamente pierde su libertad. Sin embargo la democracia tiene una manera de integrar la libertad y la igualdad, a través de las posibilidades de libertad en el marco de una democracia efectiva una institucionalidad más que formal, material que garantice los derechos de las personas al crear oportunidades de emprender, y esta institucionalidad va definiendo la democracia, al tener la posibilidad de ser diferente.

Restringir libertades al violar derechos fundamentales, desencadena en problemáticas tan graves como la violencia. Aquí es importante  dejar claro que el Estado debe generar esos entornos de libertad en términos de la institucionalidad formal y la sociedad civil en términos de institucionalidad material generar las oportunidades, satisfaciendo y solucionando sus propias problemáticas. Uno de los problemas actuales que se plantea es el de las miles de reformas en favor de particulares y no en favor de la sociedad toda…

Allá donde no queremos balas, intercambiaremos bienes y servicios, y en ese punto como individuos no como Estado crearemos oportunidades, y que mejor si se mitiga la violencia. Por último que haya más democracia en el contexto colombiano implica que haya una polarización política, y esto da pie a que pensemos realmente en el pensamiento libertario, en la importancia de la libertad para la paz  que finalmente se trata de defender las libertades, libertades que son individuales pero que son sociales, pues necesitamos de los otros.

 

 

Jorge M Ferreira

Estudiante de administración pública en la ESAP y relaciones internacionales y estudios políticos en la UMNG.
Coordinador local SFL Bogotá Colombia. Miembro del movimiento libertario.

Deja un comentario